¿Puede la metodología certificada asegurar la calidad?

No es un secreto para nadie que de un tiempo a la fecha, empresa de tecnología que se respete debe contar con una certificación que la acredite. Incluso empresas no dedicadas a la tecnología, certifican sus áreas de TI. Una vez obtenidas las certificaciones, se muestran con orgullo, exhibiendo el sello que distingue la certificación como medalla de guerra: en el portal web, en la papelería de la empresa, en la puerta o pared de la recepción, etc…


Con el fin de “generar un ecosistema“, los certificadores, hacen el lobi necesario para que todas las empresas, los gobiernos y posibles clientes de este ecosistema, exijan esta certificación en sus pliegos de licitación, requisitos de proveedores y planes de acción para mitigar riesgos. A mayor aceptación de esta certificación, más costoso es para el interesado en obtenerla. Sin embargo, cuando muchas empresas logran esta certificación, deja de ser importante y nace una nueva metodología que requiere ser certificada.



¿Que se certifica? En realidad esto es difuso en muchos casos, pero se supone que quien obtiene una certificación es porque un conjunto de personas son capaces de aplicar una metodología de forma rigurosa y disciplinada, siguiendo un conjunto de procesos y procedimientos diseñados para entregar productos de tecnología de alta calidad. Por ejemplo, la certificación CMMI, evalúa que el equipo de construcción de software de una empresa es capaz de seguir los procedimientos diseñados en cada uno de los capítulos, con el objetivo de generar software de alta calidad. Como esto es difícil, entonces se crean niveles de madurez, para poder demostrar un proceso de mejoramiento continuo. Esto es igual para otras metodologías.


En una reunión, con todos los protocolos y pedigrís del caso, en el punto de la agenda donde se presentaban los indicadores de gestión, propios de toda metodología, escuchamos por parte de nuestro cliente: “eso no sirve de nada. Lo único que quiero ver es una porción de código que funcione como debe“. Después de la reunión, algunos miembros del equipo criticaban con horror y con burla la frase, para mi fue una epifanía, bueno… por lo menos lo suficientemente revelador para escribir este post.


Lo cierto es que parece que olvidamos el sentido de todo esto, hacer código de calidad. De nada sirve llevar documentación, recolectar datos de proceso, crear bases de información, generar indicadores, crear planes de mejora, si al final del proceso no entregamos aplicaciones de calidad.


No quiero decir que las metodologías no sirvan de nada, creo que se deben llevar con pasión y convicción, para que al aplicarlas se logre la meta deseada. Cuenda se realizan de forma sosa y mecánica, simplemente se convierten en una tarea más, tediosa e improductiva que se debe llevar, una pesada carga que evita generar código de calidad. Pienso que se debe creer que sirven de algo y creer con fuerza.


Dios me perdone la comparación, pero hace poco durante la misa un cura nos preguntaba: “¿a que vienen? A ver un ritual y a sentirse horrorizados si el padre se equivoca o da un sermón malo. ¿A cronometrar el ritual y saber si la misa va a tiempo y en sincronía? O vienen por que tienen fe, creen que hay un Dios que les escucha y consuela“. Pues mi conclusión es que lo mismo debe pasar con las metodologías, si TODO el equipo de trabajo no entiende y no siente que ese proceso sirve para crear un producto de alta calidad, no se va a lograr el objetivo, solo será una piedra en el zapato.


Las metodologías no son el fin, son solo el medio para asegurar un proceso de alta calidad, pero si ustedes ven que no se logra esa calidad, desechen la metodología y concéntrense en la calidad, porque finalmente “la calidad debe ser un principio innegociable“.

2 thoughts on “¿Puede la metodología certificada asegurar la calidad?”

  1. Lo que es bueno se sostiene por si solo. Estoy muy de acuerdo de que cuando las circunstancias lo ameritan, se deben tomar medidas adecuadas a la situación. No podemos encerrarnos a manejar todo como nos enseñaron, para eso existe la innovación, la creatividad, como quien dice la chispa.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>