Resolver el problema

La verdad es que se necesita cierta metodología para la resolución de problemas. Por ejemplo:
  • Descubrimiento del propio problema: Tú mismo o alguien con cierta experiencia realiza la descripción del problema, su impacto  y que está causando en el equipo. Recogida de información sobre los síntomas, las ocurrencias y todas aquéllas circunstancias que creamos que intervienen. Siempre que sea posible es muy interesante documentarlo, ya que podemos intentar reproducirlo.
  • Examinar las condiciones: Revisar el historial del sistema y los registros de errores para determinar los cambios en la configuración, si existen, desde el último momento en que funcionaba correctamente. Si hay nuevo hardware o software, actualizaciones instaladas o si se ha cambiado la infraestructura.
  • Identificación de posibles enfoques: Si se da el caso, el informe de errores servirá para el estudio y análisis de lo recolectado. Revisar el seguimiento de problemas en la base de datos interna o la Knowledge Base de Microsoft, incluso si se considera necesario escalarlo al servicio de soporte de la propia Microsoft.
  • Poner en práctica el enfoque más probable y que menos conflictos cause a la actividad del servidor: Realizar copia de seguridad del sistema y los archivos de aplicaciones. Realizar las acciones que consideremos más correctas para la resolución del problema. Hay que ser cautelosos y documentar todos los pasos efectuados, así como cualesquiera cambios en la configuración que sea.
  • Comprobación de la situación: Comprobar si nuestro plan ha tenido éxito, reproduciendo las condiciones que causaban el problema. Si el error continuase, volvemos al paso de identificación de nuevo enfoque del problema.
  • Ata los cabos sueltos: Documenta los cambios que has hecho y la forma en que los has hecho. Asegúrate de poder deshacerlos, si fuese necesario, especialmente de aquéllos de los que no eres directamente responsable. Piensa en las formas de evitar o reducir el impacto del problema en el futuro.

Descubrir el problema

El conocimiento sobre la existencia del problema puede llegarnos por diversos caminos. Puede que se nos informe directamente por un usuario, mediante alguna herramienta de alerta que monitoriza el sistema o porque bajo nuestra propia experiencia observemos ciertos síntomas conocidos. Tan pronto como lo descubrimos debemos tomar las medidas necesarias para su solución: recopilando toda la información relevante sobre el mismo antes de comenzar con el proceso de resolución del problema en sí. Si es posible, retardar aquéllos pasos que puedan destruir información sobre el problema, como puede ser el reinicio del equipo, hasta al menos que tengamos la información del error y del estado del sistema.
  1. Documentar los números de los errores, el texto exacto del mensaje de error y documentar mediante una breve descripción las actividades que realizaba el equipo en el momento de aparición del error. Nos será de utilidad. Incluye los eventos precedentes o siguientes al problema y la hora y fecha del error. Si el error aparece durante el inicio, pulsar la tecla pausa para poder tomar anotaciones del texto y del mensaje.
  2. Con frecuencia el origen del problema está relacionado con algún aspecto de la configuración del propio sistema, con algún componente software obsoleto, de un servicio que no ha sido comprobado correctamente o un componente de hardware incompatible. La grabación de los detalles de la configuración del sistema es una parte importante de esa recolección de información sobre las condiciones que rodean la ocurrencia del problema. El camino más utilizado para revisar la configuración del sistema es usar herramientas gráficas como la información de MI PC y la información de sistema del centro de ayuda y soporte. Sin embargo, las herramientas de la línea de comandos como System Info, Tasklist y Openfiles son útiles para un rápido almacenamiento de información importante de la configuración del sistema en un archivo de texto.
    • msinfo32
      • Inicio->ejecutar
      • msinfo32->ENTER
      • Menú Archivo, pulsar en Guardar.
      • En el diálogo escoger un nombre y guardar.
    • Línea de comandos
      • Abrimos un CMD
      • Systeminfo > Unidad\nombre_archivo.txt
      • Tasklist >> Unidad\nombre_archivo.txt
      • Openfiles>> Unidad\nombre_archivo.txt
  3. Comprobar las versiones de Firmware. Tano de la BIOS como de los dispositivos periféricos.
  4. Revisar los registros de error (LOGs). EL visor de sucesos es una fuente de información en este caso, conteniendo información que nos servirá para determinar la causa del problema. Hay varias aplicaciones y servicios que añaden sus snaps propios en el visor.
  5. Conocer que actividades realizaba el equipo, anotando los horarios y eventos relacionados.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>