Viernes 14/09/2007

** A Paula: ¡Feliz cumplemeses cariño! **

Buscas trabajo?

¿Te puedes imaginar trabajando en la siguiente compañía?

Tiene poco más de 500 empleados con las siguientes estadísticas:

– 29 han sido acusados de maltratos a sus esposas.
– 7 han sido arrestados por fraude.
– 19 han sido acusados de firmar cheques sin fondos,
– 117 han arruinado al menos, dos negocios,
– 3 han sido arrestados por violencia,
– 71 no puede obtener una tarjeta de crédito debido a su mala administración,
– 14 han sido arrestados con cargos relacionados con la droga,
– 8 han sido arrestados por ratería,
– 21 están actualmente acusados en diferentes procesos.
– 84 fueron detenidos por conducir ebrios (Sólo en 1998)

¿Puedes adivinar de qué organización estamos hablando? ¿Te rindes?

Son los 535 miembros del Congreso de los Estados Unidos.

El mismo grupo que constantemente diseña cientos de nuevas leyes diseñadas
para mantenernos al resto de nosotros a raya y quieren hacerse unos
adosaditos en Irak.

Y lo mas cojonudo, es que es verdad


Igualdad de oportunidades 🙂

Entra un perro a una oficina con un periódico en el hocico. Cuando intentan
sacarlo, pone el periódico en el suelo y señala con una pata la sección de
anuncios clasificados:
-“Solicitamos empleado que sepa mecanografía, experto en Visual Basic
6.0/ADO y hable varios idiomas. Igualdad de oportunidades: no importa raza,
edad o sexo”.
Comprendiendo que el animal va en busca de trabajo, lo llevan con el jefe de
personal. Éste le dice:
-Sabe usted, nosotros teníamos en mente a alguien distinto…
-¡Guau! -ladra el perro señalando con su pata la parte del anuncio que
menciona la igualdad de oportunidades.
-Bueno, pero es que el aspirante debe saber escribir a máquina…
-¡Guau! -El can se dirige al escritorio en el que está la computadora, se
trepa a una silla y empieza a teclear con las patas. En pocos minutos sale
de la impresora una carta de negocios perfectamente redactada y sin una sola
falta de ortografía.
-Admito que es una carta excelente, pero es necesario que el aspirante sea
experto en Visual Basic.
-¡Guau! -El sabueso pone una pata sobre el mouse y utiliza otra para
teclear. En un momento elabora una base de datos perfectamente normalizada y
una aplicación VB6/ADO en 3 capas, espléndidamente estructurada, comentada y
sin un solo error. El jefe de personal, desesperado, se dirige al perro:
-Por favor, entienda que necesitamos a alguien que hable varios idiomas.
El animal se acerca al jefe de personal y le dice:
-Miau…


Si los programadores fueran albañiles

* Publicado en la sección “Cartas del iluso” de la revista Solo Programadores, número 19, Marzo 1996.

Anónimo

Uno de Enero

Hoy me han llevado al solar por primera vez. La situación es perfecta: tiene
el Metro a dos pasos y una cafetería enfrente donde sirven menú del día. El
viejo bloque de pisos, al que va a sustituir nuestra nueva construcción,
lleva un año al borde de la ruina. Mi propia empresa ha colocado varios
puntales que, por el momento, han ido evitando que el caduco edificio
reviente por sus múltiples grietas. La construcción de este megalito de
ladrillo dió comienzo hace cinco años, y aunque los pisos superiores nunca
llegaron a recibir el agua, la electricidad y el enfoscado de las paredes,
en diez meses los cimientos ya se habían desplazado peligrosamente y las
vigas presentaban peligrosas fisuras. La cansada torre de viviendas ya ha
cumplido su propósito y ahora nosotros la conduciremos a una muerte dulce.
Por supuesto, el viejo edificio no será demolido hasta despues de construir
y probar el nuevo, lo que nos deja poco espacio de maniobra; pero no vamos a
dejar a todas esas familias en la calle durante la construcción. De
cualquier modo, los vecinos de la vieja y decadente estructura nos miran con
recelo. Saben que el nuevo edificio tendrá viviendas mas cómodas, pero
algunos de los residentes no podrán costearlas. Ni se qué va a ser de esta
gente, ni es asunto mío. Llegan los primeros camiones de ladrillos.

Dos de enero

Me han presentado a Alberto, la persona a quien “voy a reportar”. No me han
dicho si es el capataz, el jefe de obra, el aparejador, o el arquitecto;
sólo me han dicho que todo lo que tenga que “reportar”, se lo “reporte” a
él. Así que, por donde él diga, yo zaca-zaca, como una locomotora. Esa es la
definición que me han dado de nuestra metodología. He buscado “reportar” en
el diccionario, y no aparece.

Seis de febrero

En algo más de un mes, hemos cavado medio metro de cimientos. Ayer Alberto
nos dijo que empezáramos a poner ladrillos, porque el tiempo designado para
la cimentación se había agotado hace dos semanas. No acepto nuestras excusas
de que las prometidas excavadoras aun no habían llegado y que nos habíamos
visto obligados a cavar con las paletas de enyesar. Un compañero se trajo
una pala de cavar que guardaba de una obra anterior y casi le echan por
razones deontológicas. Según Alberto, lo que pasa es que frecuentamos
demasiado la cafetería. El asunto se ha zanjado con un «hale, a levantar
paredes y luego que cada palo aguante su vela». El trabajo sin planos es
dificultoso. Los cimientos tienen una forma algo pintoresca. He pedido una
plomada para que las paredes queden verticales y he recibido improperios
poniendo en duda mi masculinidad. Ya sé que Alberto no es el arquitecto,
porque el arquitecto es un tal Ignacio. Pasó a supervisar la obra el otro
día, aunque aun no había nada que ver. Me han llegado rumores, aunque no son
muy dignos de crédito, de que existen fotocopias de planos.

Doce de mayo

Anoche estuvimos hasta las siete de la mañana cubriendo con tablas y
enmoquetando el espacio que algún día ocupara el despacho de la sexta
planta, aunque el edificio no es aun mas que una maraña de vigas de todos
los tamaños y algunas paredes que habrá que tirar más tarde porque están en
el sitio equivocado. Hemos traído baterías para los fluorescentes y unos
muebles de caoba preciosos. Por suerte, todo estuvo a punto para la demo.
Izamos al cliente con la grúa hasta su futuro despacho y pudo contemplar la
vista que se disfrutaría desde el emplazamiento. El viento hizo que la pared
oeste, que dos de mis compañeros sujetaban con la espalda, se derrumbara con
gran estruendo sobre la mesa de caoba en el peor momento. Gracias a Dios, el
cliente fue comprensivo: esto pasa siempre en las demos, y él está curado de
espanto, dijo mientras le sacudíamos el polvo del traje. Dice que el lunes
que viene vendrá a probar las instalaciones sanitarias. Supliremos con cubos
la inexistencia de tuberías.

Veintitrés de febrero

Han transcurrido casi catorce meses. Llevamos ya siete de retraso y el
edificio no acaba de superar el estado de “casi terminado”. Soy de los pocos
albañiles que no ha cambiado de obra en este tiempo. Alberto esta consumido
por la zozobra y se pasa el día en la cafetería trasegando Soberanos. El
arquitecto no ha vuelto a pasar por aquí. Los rumores dicen que existieron
unos planos, pero no eran de un bloque de pisos, sino de un polideportivo.
Por lo visto, en las reuniones del comité de construcción se dijo que la
filosofía era la misma y que sólo harían falta modificaciones mínimas. Ahora
comprendo por qué nos hicieron instalar aros de baloncesto en el hueco del
ascensor. Siempre dije que acabaríamos teniendo que quitarlos o aquello no
era un hueco de ascensor, que era cuestión de lógica. Alberto siempre me
contestaba que no le viniera con tecnicismos. Estoy perdiendo la vocación de
albañil. He decidido apuntarme por las tardes a un curso de informática, a
ver si puedo cambiar de vida. Este oficio mío no es serio.


La CIA te espía

Un viejo árabe vivía en Idaho, desde hacía 40 años. Quería plantar patatas en su jardín, pero arar
la tierra era un trabajo muy pesado para su edad. Su único hijo Ahmed, está estudiando en Francia.
El hombre viejo le manda un e-mail a su hijo explicándole el problema:
– Querido Ahmed, me siento mal porque no voy a poder plantar mi jardín con patatas este año. Estoy
muy viejo para arar las parcelas. Si tú estuvieras aquí, todos mis problemas desaparecerían. Sé que
tú levantarías y removerías toda la tierra por mí. Te quiere papá
Pocos días después recibe un e-mail de su hijo:
– Querido padre, por todo lo que más quieras, no toques la tierra de ese jardín, ahí es donde tengo
escondido aquello. Te quiere Ahmed.
A las 4:00 AM de la siguiente mañana aparecen la Policía local, agentes del FBI, de la CIA y
representantes del Pentágono que revuelven todo el jardín buscando materiales para construir bombas,
ántrax o lo que sea. No encuentran nada y se van
Ése mismo día el hombre recibe otro mail de su hijo:
– Querido padre, seguramente ya podrás plantar las patatas. Es lo mejor que pude hacer dadas las
circunstancias. Te quiere, Ahmed



Comprenda a los ingenieros


Comprenda a los Ingenieros – Lección Uno

Dos estudiantes de ingeniería iban andando por el campus cuando uno de
 ellos pregunta al otro:
 – ¿De dónde has sacado esa ‘peazo’ moto?
 – Bueno, -contesta el otro- iba yo caminando ayer, pensando en mis cosas,
 cuando una tía buenísima apareció montada en esta moto. Entonces, la dejó
 caer al suelo, se desnudó y dijo: “Toma lo que quieras”.
 El primer estudiante asintió con la cabeza:
 – Buena elección; probablemente la ropa no habría sido de tu talla.

 Comprenda a los Ingenieros – Lección Dos

 Para el optimista, el vaso está medio lleno. Para el pesimista, el vaso
 está medio vacío. Para el ingeniero, el vaso es dos veces mayor de lo
 necesario.

 Comprenda a los Ingenieros – Lección Tres

 Un cura, un médico y un ingeniero estaban una mañana jugando al golf. Quiso
 la suerte que delante de ellos estuviera jugando otro grupo de golfistas
 bastante lento, por lo que todo el rato tenían que estar esperando.
 – ¿Qué pasa con estos tíos? -se queja el ingeniero- ¡Debemos de llevar
 esperando 15 minutos!
 – ¡No sé, pero nunca he visto tanta ineptitud! -interviene el médico-.
 – Hey, aquí llega el jardinero, -informa el cura- Vamos a preguntarle…..
 Hola, George. Oye, ¿qué pasa con ese grupo que va delante de nosotros?.
 ¿Son un poquillo lentos, no?.
 – Oh, sí, es que es un grupo de bomberos ciegos -contesta el jardinero-
 Perdieron la vista por salvar de las llamas la sede de nuestro club el año
 pasado, y en compensación les dejamos jugar siempre gratis. El grupo se
 quedó callado un momento.
 – Qué triste -dijo el cura-. Rezaré una plegaria especial por ellos esta
 noche.
 – Buena idea -añade el médico-. Pues yo voy a contactar con un colega mío
 que es oftalmólogo para ver si se puede hacer algo por ellos.
 – ¿Y por qué no juegan de noche? -dice el ingeniero-.

 Comprenda a los Ingenieros – Lección Cuatro

 Había una vez un ingeniero que tenía un don excepcional para arreglar
 cualquier aparato mecánico. Después de trabajar lealmente para su empresa
 durante más de treinta años, se jubiló felizmente. Algunos años más tarde,
 la empresa contactó con él por un problema al parecer imposible de resolver
 que tenían en una máquina valorada en millones de dólares.
 Habían intentado todo para volver a poner en marcha la máquina pero sin
 resultado. Desesperados, llamaron al ingeniero jubilado que en el pasado
 había resuelto tantos problemas. El ingeniero aceptó el reto encantado. Se
 pasó el día estudiando la inmensa máquina. Al final del día, marcó una
 pequeña ‘x’ con tiza sobre un cierto componente de la máquina y dijo “Aquí
 es donde está el problema”. El componente se cambió y la máquina volvió a
 trabajar
 perfectamente. La empresa recibió del ingeniero una factura de 50.000
 dólares por sus servicios. Ante la petición de la empresa de una
 descripción detallada de la factura, el ingeniero respondió escuetamente:
 Por la marca de tiza: 1 dólar
 Por saber dónde ponerla: 49.999 dólares
 Se le pagó hasta el último centavo y el ingeniero volvió a su apacible
 retiro.

 Comprenda a los Ingenieros – Lección Cinco

 – ¿Cuál es la diferencia entre los Ingenieros Mecánicos y los Ingenieros
 Civiles?
 – Los Ingenieros Mecánicos construyen armas. Los Ingenieros Civiles
 construyen los blancos.

 Comprenda a los Ingenieros – Lección Seis

 Un licenciado con una carrera científica preguntaría “¿Por qué funciona?”
 Un ingeniero preguntaría “¿Cómo funciona?”
 Un licenciado en Empresariales preguntaría “¿Cuánto costará?”
 Un licenciado en Bellas Artes preguntaría “¿Quiere patatas fritas con su
 pedido?”

 Comprenda a los Ingenieros – Lección Siete

 La gente normal opina que “si no está roto, no lo toques”.
 Los ingenieros opinan que “si no está roto, es que aún no tiene suficientes
 funcionalidades”.

 Comprenda a los Ingenieros – Lección Ocho

 Un arquitecto, un artista y un ingeniero estaban discutiendo si era mejor
 pasar el tiempo con la esposa o con la amante.
 El arquitecto decía que disfrutaba estando con su esposa, construyendo una
 base sólida para una relación duradera.
 El artista decía que prefería estar con su amante, por la pasión y misterio
 que encontraba en ello.
 Finalmente, habló el ingeniero:
 – Yo me quedo con las dos.
 – ¿Con las dos? -preguntaron el arquitecto y el artista.
 – Sí -replicó el ingeniero-. Teniendo esposa y amante, cada una supondrá
 que estás con la otra y así se puede uno ir al laboratorio a trabajar.

 Comprenda a los Ingenieros – Lección Nueve

 Un día, un ingeniero estaba cruzando una carretera cuando una rana le llamó
 y le dijo “Si me besas, me convertiré en una hermosa princesa”. Se agachó,
 recogió la rana y se la puso en el bolsillo. La rana habló de nuevo y dijo
 “Si me besas y me conviertes en una hermosa princesa, me quedaré contigo
 durante una semana”. El ingeniero sacó la rana de su bolsillo, sonrió y la
 devolvió a su lugar. Entonces, la rana gritó “Si me besas y me conviertes
 en princesa, me quedaré contigo y haré lo que quieras”. Nuevamente, el
 ingeniero sacó la rana, sonrió y la volvió a meter en el bolsillo.
 Finalmente, la rana preguntó:
 – Pero bueno, ¿qué pasa? Te he dicho que soy una hermosa princesa, que me
 quedaré contigo una semana y que haré lo que quieras. Entonces, ¿por qué no
 me das un beso?
 – Mira, yo soy ingeniero. No tengo tiempo para una novia, ¡pero una rana
 que habla mola que te cagas

Buen finde a todos!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *