Crónica de un MVP Open Day

🙂


Ha terminado y hemos tenido de todo: Juegos con XBox, Sesiones de fotos “muy especiales” (más adelante os hablaré de eso), sesiones técnicas de las que te dejan boquiabierto, cenas, bautizos, carreras de coches (¡Grande Manel!), y muchas más aventuras, de modo que… ¿por dónde empiezo?



Pues a falta de otro criterio mejor, empezaré por el principio: Llegué el miércoles a Madrid, después de un agradable viaje con el AVE en el que tuve la oportunidad de ver el marcador por encima de los 300 Km/h ¡casi nada!. Vale, de acuerdo, la verdad es que si lo piensas un avión va mucho más rápido, pero creo que sobre tierra nunca había ido a tal velocidad… y acongoja un poco :-S pero al mismo tiempo te sientes como un crío, je, je, je.


Una vez en la estación de atocha, me metí en un taxi y directo al hotel, que estaba situado en la zona de la ciudad de la imagen, y no en la ciudad de la luz como le dije al pobre taxista. Bueno, directo, lo que se dice directo no, porque nos perdimos un poco y pese a llevar un navegador GPS aparecimos a casi seis kilómetros de nuestro destino. Es mi sino, siempre me pasan este tipo de cosas con los taxistas, ya veréis que no fue la última, sig!


Al cabo de unas pocas vueltas llegamos el hotel, me registré y me fuí directo a la cama para prepararme bien para los dos días que se avecinaban, que prometían ansiados reencuentros y el tan esperado contacto con otros técnicos con los que departir y compartir ideas y conocimiento. Y es que parece mentira pero viviendo en un sitio tan pequeño se echa a faltar el poder hablar con gente de ciertas temas sin que te tomen por un loco, un friki, o simplemente un colgado.


Día 1: 04/10/2007


En fin, al día siguiente llegué a la primera de las sesiones técnicas después de haber tenido algunos problemas con el taxi (a que no os lo imaginabais :-P) ya que en el hotel me tuvieron esperando una hora y cuarto debido al tráfico, de modo que cuando vi que no iba a venir ninguno me lancé a la calle con la esperanza de encontrar uno por mi cuenta. Tuve mucha suerte y al cabo de 5 minutos me monté en uno, me dirigí al nuevo hotel a dejar las maletas (eso de cambiar de hotel da para otro post), y apuntamos hacia Getafe, al que llegamos gracias a la intervención de la cartera del barrio de Getafe, a la cual quiero agradecer públicamente desde aquí que nos socorriese en esos momentos de pánico: Es usted una campeona! Que dominio de las calles y callejas! Gracias y mil gracias!


Como os decía, llegué al evento de seguridad organizada por el Maligno que me cogió del brazo y me llevó a la cabina de sonido para poder ver el evento en primera fila. Lástima que el sonido no funcionase y no pudiese seguir la charla, pero afortunadamente en la cabina me encontré con varios ilustres como el padre Parada, el Maligno, o Daniel “Sauron” Matey, gracias a los cuales pude disipar las dudas que tenía y pensaba aclarar en las distintas charlas… ¡Gracias chicos!




Una vez terminado el evento, me dirigí a coger un taxi para ir al hotel, trabajo del que desistí al cabo de cuarenta minuto de no encontrar ninguno, así que ni corto ni perezoso me dirigí al metro con la esperanza de no terminar en el otro extremo de la ciudad, ya que mis penurias con el metro también son bastante conocidas.


Pero oh sorpresa! Al cabo de hora y poco, y los tres transbordos que debía realizar me planté en el hotel sin desviarme un ápice de la ruta. Conclusión: Soy un genio y me manejo en el metro como un autóctono, si señor!


A partir de aquí la tarde fue bastante tranquila ya que empezaron a llegar los primeros MVPs al hotel y nos fuimos reuniendo en la cafetería de la esquina en la que como es tradición fueron cayendo ronda tras ronda de cerveza a medida que fueron llegando el resto de interfectos. Queda claro que esto es un ritual y que de ningún modo se realiza ‘por vicio’. ya que es un hecho conocido que un mvp no come ni bebe, sólo se dedica a la comunidad.



De este modo nos preparamos para la cena “no oficial” y nos dirigimos hacia el restaurante. Lamentablemente en ese momento algunos de nosotros caímos en una burbuja de espacio-tiempo que provocó un desplazamiento en el continuum y eso ha producido que no os pueda comentar nada más de esa noche. Quiero aclarar que en ningún caso es debido a la cerveza o derivados destilados que pudieron ser ingerido por algunos con anterioridad.


Día 2: 05/10/2007


Me despierto feliz, esta vez no tardaremos dos horas en llegar a la sede de Microsoft, bajo a desayunar, recojo los utensilios de trabajo y al autocar. Efectivamente, en menos de diez minutos nos plantamos en las oficinas de MS y nos espera un desayuno típico de Madrid: Porras con chocolate! Vaya, lo llego a saber y no hubiese comido tanto en el hotel 😛



Las sesiones empiezan con puntualidad, miro a mi alrededor y veo que somos muchos más de los que recordaba, luego recuerdo que por primera vez se ha hecho coincidir con un TTT, ya me extrañaba ver tantas caras jóvenes. La mañana transcurre con normalidad y se van sucediendo las sesiones, algunas conjuntas, otras específicas para ITs o desarrolladores, y otras restringidas únicamente a una docena de participantes


En un evento de este tipo siempre encontramos charlas técnicas y otras que no lo son tanto, como developer que soy me gustaría destacar las primeras frente a las segundas, y siempre me quedo con la sensación de que se podrían haber incluido algunas más. No siempre se tiene la oportunidad de estar frente a auténticos monstruos del desarrollo como David Salgado o David “oso azul” Carmona. Particularmente me quedé con ganas de haber visto un poco más de WPF o SilverLight en acción, pero claro es materialmente imposible tenernos contentos a todos.


Eso sí, en lo que todos coincidimos (como siempre) es en el gran trabajo realizado por el Maligno y el Chico Maravillas en la última presentación: Inyección de código en un LDAP. No sólo nos dejaron técnicamente con la boca abierta, sino que además fue divertidísima. Chavales: Sois la monda! Que hartón de reír me pegué!



De vuelta al hotel, y a ponernos todos bonitos, o al menos a intentarlo… A las nueve todos a cenar, y a prepararnos para lo mejor de la noche. Y es que en un open day siempre hay primerizos, novatos, pipiolos o como queráis llamarlos, y desde hace años lo más divertido son sus bautizos, que siempre se realizan al terminar la cena. En esta ocasión, el maestro de ceremonias con su mejor hábito y sus acólitos se dieron un festín bautizando por lo menos a siete u ocho…



¿Quieres verlo en Internet?

[YouTube:KNwA7QlvKvk]

Después de la cena, algunas fotos, las copitas de rigor, las típicas charlas sobre tecnología entre amigos y a dormir que mañana la gran mayoría tiene que levantarse temprano para volver a sus casas. Sólo quedamos algunos de la vieja guardia a tomar la última, pero tampoco no estuvimos hasta muy tarde, de hecho no eran ni las dos de la madrugada cuando llegamos al hotel.



Dia 3: 06/10/2007


Ha sido un inicio de día de locos… Ahora estoy escribiendo desde el tren rumbo a casa, pero hace apenas unos minutos estaba de los nervios ¡pues no va y pierdo el tren! Desde luego, lo mío no tiene desperdicio… A ver, como ha sido eso? Me he levantado temprano, he desayunado tranquilamente, he recogido las cosas… y me equivocado al leer la hora de salida del tren!


Así que el gran Maxin se ha ofrecido a llevarme a la estación a sabiendas que no íbamos a llegar a tiempo, pero por lo menos ha conseguido calmar mis nervios, y casi me convence para quedarme a comer un cocido en Madrid, je, je, je… Gracias a su sentido de GPS me ha permitido llegar a tiempo… a tiempo? No exactamente, la verdad es que he perdido el tren por apenas diez minutos, pero he tenido la inmensa suerte de encontrarme con San Pepe, que me ha animado a intentar cambiar el billete y ¡mira tú por dónde! me han podido cambiar el billete para un tren que salía tan solo media hora después (no es broma Pepe, te debo una copa!). Al final, he tenido tiempo de entrar corriendo en el andén, entrar en el vagón y todavía me ha sobrado minuto y medio.


Una vez sentado y con una sonrisa en los labios me he propuesto escribir este post para matar el tiempo, porque no sé si alguien lo llegará a leer entero (creo que es el más largo que he escrito nunca), pero a mí por lo menos va a hacer que se me pase el viaje en un suspiro.


Saludos desde algún lugar entre Guadalajara y Calatayud,

21 thoughts on “Crónica de un MVP Open Day

  1. Tampoco comentaré la comida en las oficinas de microzó, ya que algunos tuvieron que salir a comer al restaurante porque a alguien se le olvidó que había gente en las aulas…

  2. Je, je, respecto a la comida en las ofis de ms… ¿Cómo se os ocurre soltar a una masa crítica de jodíos developers sobre una montaña de canapiés sin realizar un estricto control de cuentas?… Cuando los BOFHitos salieron, los jodíos developers estaban ya atacando la madera de las banquetas… que era lo único que quedaba que fuera medianamente comestible… HWAHAHAHAHAHA

  3. Por suerte, creo que me queda algo de developer por las venas, por eso salí de la charla unos minutos antes, y pude comer algo :-)))

  4. Hola Lluis
    Me alegro de que al final no fuera grave la pérdida del tren. A mi me pasó al contrario, tenía tren para las 10:00 y llegué a Atocha a las 07:30. Habían vuelto a poner activo el tren de las 08:00, que estaba afectado por la huelga, así que cambié el billete, y como nadie había comprado billete los días anteriores para ese tren, pues en el vagón íbamos tres o cuatro nada más.

  5. Jose Antonio, me habían comentado que te habías ido al sonar el “quinto levanta” y por lo visto verifico que fue así…

  6. 🙂
    [RFOG] Y que? Que se siente al ser famoso y estar en Youtube?
    [BENJA] Tranqui, que nos seguiremos viendo en la cafetería no oficial y en los BM…

  7. mmm llegando tarde al tren despues de una noche de fiesta ??? 😉
    te doy 5 estrellas por echarle la culpa a la mala vista para ver el horario del tren jejeje

  8. Vamoave, Flanders ¿ud no fué a la cena del jueves? ¿no merece ni una mísera linea de comentario? siesque…

  9. Se hizo lo que se pudo…y tal como te deje dicho en el buzon de voz, me llamo tu mujer poco despues…yo estaba intentando encontrar una gasolinera desesperadamente…¿recuerdas? y la encontre, al borde del ataque de nervios, la encontre…
    No se si fue por los nervios que tenia, pero me descontrole y acabe explicandole a tu mujer como fue el asunto de que perdieras el tren…eso si…me autoinculpe totalment, para que tu no tuvieras problemas…
    Le explique con detalle la juerga que nos corrimoa…como fui yo (mentira….) quien propuso acabar la juerga en un “after-hours”, que las dos jamonas que iban con nosotros…en fin…que tu a la tuya no le hacias ni caso, que solo estabas alli por mi…(todo para que quedaras “bien” y no tuvieras problemas) y en fin…que al salir del after, como iba pelin colocado me lie y en vez de llevarte a Atocha, me fui a Aluche…que queda “andepadios” o sea…muy lejisimo…
    Y eso si, la tranquilice completamente diciendo que todo era culpa mia y que tu, vamos que nada de nada…un santo varon…
    Me extraño que despues no me dijeras nada para agradecerme el detalle, pero supuse que estarias ocupado esquivando los platos de la vajilla…
    Un abrazo…compi-juerguista…

  10. Creeme que tuviste suerte…regrese al hotel…recogi a los Paniagua y volvimos hacia Madrid…Nos seguia Juansa en su coche con los levantinos…
    Yo no quede convencido del camino que tomamos para ir a Atocha y pense que tardamos demasiado en acceder a la A6, asi que, hice una variante…y si, encontramos enseguida la A6 pero…en direccion A Coruña !!!!!
    A los espabilaos que nos seguian, por lo visto les molesto el error…ya ves…ellos tan sabios y con GPS a bordo…preferian seguirme a mi…eso si…yo no me puedo equivocar…por lo visto…
    Asi que…tuviste suerte, creeme…

  11. ¡¡¡Manix nº1, eres un ‘modtuo’!!!
    Si no te contesté es por que no escuché el mensaje ya que estaba sin batería en el teléfono. Y claro, al llegar a mi casa puse a cargar la batería, pero cambié la SIM por la del exilio…

    😀

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *