El sentido del software

Quisiera en este artículo, discutir algo que va más allá de lo técnico, pero creo que tiene mucho que ver con lo que hacemos cada día. Soy de los que se dedican al software, en general, y a escribir software, en particular, pero también trato de mostrar (no llamaría enseñar a lo que hago) ejemplos de programación. Desde hace décadas (más de las que quisiera acordarme), el software ha estado en cada día de mi vida, y he visto cómo ha evolucionado, desde ideas e industria para pocos, hasta llegar a la vida de gran parte de los seres humanos (aunque solo a una parte).

Estas líneas son para tratar de explicar cuál es, en mi opinión, la importancia del software. Más allá de que cada uno de nosotros se dedique a la creación o distribución de software, de manera particular o comercial, es interesante levantar un poco la cabeza, y ver el panorama que hace que esto del software, sea importante para los demás.

Lo que creo, es que el software es importante para las actividades humanas. Es una herramienta que, como la palanca, potencia nuestras acciones y quehaceres. Basta ver cómo el software influye en lo que se hace en otras industrias, artes, saberes y afanes humanos, para lograr captar qué importante es, y qué interesantes tiempos estamos viviendo.

Al comienzo de mi carrera con el software, trabajaba con tarjetas perforadas. Un sistema penoso de trabajo, hoy superado ampliamente por todos los adminículos que nuestra gente amiga, la creadora de hardware, nos ha provisto con los años. He visto y vivido, cómo algunos de nosotros habla de una tecnología de software, en detrimento de otras, sin tal vez ver que lo que importa de una tecnología no es cómo es ella en sí misma, sino lo que se logra hacer con ella. Tantos ríos de emails y guerras en las listas, para defender una postura en contra de otra plataforma o tecnología, cuando creo que lo que interesa, y nos interesa a todos, más allá de la informática, es que lo que produce el software.

A esta altura, ya no me interesa tanto si el software es lindo, o tiene belleza en su diseño, o sigue patrones, o si tal tecnología o plataforma nos ayuda más en nuestro desarrollo como programadores, o si disfruto con un lenguaje o una herramienta. Aunque cada uno de esos puntos es importante, detengámonos y veamos más allá. No creo en el software que se queda en la “torre de marfil”. El software importa por lo que hace, por lo que influye y ayuda a los demás. Tomemos, como ejemplo, la tecnología HTML. Nadie podría señalarla como la mejor implementación de cómo representar un documento, o cómo difundir información, o interactuar con un usuario. Pero gracias a su diseño ubicuo e implementable, ha hecho que en los últimos quince años cambie la forma de diseminar y compartir conocimiento humano. Nadie puede tomar a PHP como la última solución de desarrollo, pero gracias a su simplicidad e implementación, ha conseguido producir multitud de piezas de software que han colaborado a potenciar lo que hacemos cada día. Así puedo seguir nombrando cada tecnología, pero creo que estos dos ejemplos ilustran el punto.

Recuerdo una pregunta que Steve Jobs, cofundador de Apple, le hizo a John Scully, en los ochenta, cuando quería convencerlo de trabajar como ejecutivo jefe de su empresa. Scully era uno de los principales hombres de Pepsi. Jobs le preguntó: “¿Qué quieres? ¿Seguir vendiendo agua con azúcar, o cambiar el mundo?”

Creo que hay algo de verdad en esa visión, quizás algo exagerada, de Jobs. El software (y el hardware asociado) es la gran palanca nacida el siglo pasado. En este tercer milenio, el software nos acompañará, sin duda, para, espero, ayudarnos a resolver los problemas humanos, que son muchos.

Varios de nosotros, estamos en esta industria por lo comercial, y es válido. También es válido, que muchos de nosotros, amantes de lo que hacemos, disfrutemos de la creación del software. Pero quisiera transmitirles desde estas líneas, que el software es una herramienta, que por lo influyente, va más allá de nuestros intereses, más allá del disfrute particular o del ingreso que necesitamos. De ahí, que creo que es importante su desarrollo, y su difusión. Sigamos creando software, y compartiendo sus resultados. Apoyemos, por ejemplo, los proyectos de código abierto, o la difusión de tecnologías, prácticas, patrones, herramientas, y librerías. Si no podemos compartir nuestro código, difundamos el de los demás. Si Ud. encuentra algo que le gusta, compártalo con sus compañeros. Si Ud. adquiere algún conocimiento, enséñeselo a alguien. Si Ud. participa de alguna asociación o grupo de interés en software, difunda sus actividades. Escriba en un blog o en una revista, o en una lista de correo. Participe de algún proyecto de código abierto, o escriba su código de ejemplo para resolver algún problema. Traduzca desde otro idioma. Señale fuentes y sitios interesantes. Estudie y enseñe. Aprenda y difunda. Disfrute, pero haga. Piense, cree, comparta y ayude.

Hoy varios de nosotros, vivimos en el mundo de Internet. Creo que el software está cambiando la historia humana. Depende de nosotros que sea para mejor. Pero mientras tanto, sigamos creando y difundiendo todo el software.

Angel “Java” Lopez
http://www.ajlopez.com/

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

5 Responses to El sentido del software

  1. Antonino says:

    Muy buena reflexión angel!

    Gracias por compartirla…

    Saludos de un admirador

    AUS Antonino Ferrando

  2. Ricardo Pluss says:

    Angel:

    Me parece muy oportuno incursionar, profundizar, es aspectos que hacen a nuestra profesión informática, pero vista desde otros puntos de vista.

    He tenido la suerte en los ultimos tres años de participar en procesos colaborativos de creación de conocimiento sobre asuntos concernientes a la la profesion informatica en el ambito del Estado.

    La primera conclusión es que la tecnología tiene una dimensión social cada vez mas importante, y que se manifiesta con modos innovadores de trabajo e intercambio de conocimiento.

    La segunda es que no es tan bueno ser “superexperto” en un tema, y que hay que incursionar en otras disciplinas de tipo social, que ayuden a ser mejores profesionales informaticos. En otras palabras, las especializaciones cerradas no son recomendables.

    En ese sentido me parece alentadora tu nota.

    Saludos

    Ricardo Pluss

    rjpluss en yahoo punto com punto ar

  3. Oscar Turquet says:

    Querido Angel

    Sos un apasionado. No puedo mas que estar de acuerdo, aunque si me lo permites voy a sumar otra convocatoria a la tuya.

    Deliberadamente extraigo del contexto estas directivas y decime si no son aplicables a toda iniciativa solidaria: “Estudie y enseñe. Aprenda y difunda. Disfrute, pero haga. Piense, cree, comparta y ayude.”

    En las comunidades especializadas, como los grupos usuarios, hacemos bastante de esto, debo decir que gracias a la acción solidaria y desinteresada de algunos que brindan parte de su tiempo para sistir a los demás. Y mucha veces el campo de la ayuda va mucho mas allá del software en particular.

    Sin embargo, la fenomenal expansión de un medio de comunicación como internet no está siendo acompañada por una expansión y profundización del conocimiento.

    Se requiere de mas colaboración y de mas estudio y de mas solidaridad para transmitir saber antes que entretenimiento.

    Un abrazo.

    Oscar Turquet

    Grupo de Usuarios Microsoft

  4. Marcelo Lozano says:

    Es un verdadero placer poder filosofar con buenos amigos como vos Angel, o el buen amigo de Oscar Turquet.

    “El sentido del software” es sin duda una discusión que muchos nos adeudamos, para entender como está montado el escenario y como debemos movernos dentro de él.

    Cabe consignar una aclaración pertinente en este caso, la sintaxis es un tema y el IQ del programador es otra.

    Ya lo ha dicho Freedman, “el mundo en el que vivimos es plano”, hoy es necesario que quien programa demuestre sus habilidades de negocios, aún muy por arriba de su conocimiento de la sintaxis del código,(hay frameworks que ya codean muy bien) por que “el negocio” requiere que quienes programan,generen oportunidades y ventajas competitivas. Ejemplos extremos de ello podrían ser You  Tube o el mismo Google.

    Pero entendamos algo, esta globalización nos ha dado la bendición de multiplicar nuestras posibilidades de negocios, pero también ha multiplicado nuestras amenazas.

    Fíjate que estudiando el comportamiento de las especies, ellas reaccionan como mcuhas veces deberiamos reaccionar nosotros. Lo que tu dices de proveer mas colaboración, dedicación al estudio y la enseñananza, es sintéticamente lo que suelen hacer las especies pequeñas para enfrentar a especies mas grandes, se unen, cierran filas y ganan fuerzas.

    Muchas veces la física cuántica es gran aliada a la hora de entender de que se trata la cosa tecnológica. Todo es CAOS, y el éxito es sin duda la habilidad de sortearlo.

    La tecnología en este caso, trabaja como un atractor, facilitando la solución de un problema determinado. (lease es solo una herramienta, lo valioso es el talento humano).

    Por último no olvidemos recordar que es necesario que operemos un cambio de cultura en lo educativo, necesitamos iniciar un proceso de educación continua para poder reaccionar al cambio continuo que contempla el CAOS.

    En definitiva mi buen amigo, el sentido del software es la expresión del IQ, del talento y no una virtud del código.

  5. Galo Galarza says:

    Increíble, no lo había desde algunos puntos de vista, COMPARTIR palabra clave.
    Creo en la frase que alguna vez escuche, no sé de quien será: no hay mejor regalo para un profesor, que su alumno lo haya superado, amén.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>