Tato Bores y el desarrollo de software

Permítaseme esta vez escribir una visita ficticia del personaje de Tato Bores (para quienes no lo conocen, alguna información al final), a un supuesto Ministerio de Software recién creado en Argentina:


Andaba por la Plaza de Mayo, cuando decidí dirigirme al Ministerio de Software. Ahí me atreví a preguntar por qué tanto problema para crear software.

¡Eso pasa por que abandonaron el camino y no se escribe en C!, gritó José LenguajeC, mientras escribía una nueva versión del Hello World de Kernighan y Ritchie, y trataba de depurar un programa que manejaba punteros y malloc, sin free.

¡Mentira!, exclamó José C++. Gracias a que aparecí yo pudieron comenzar a aplicar clases y objetos.

¡Uds dos no saben nada! confunden clase con tipo, y cuándo un int fue un objeto?, desgañitó Jose Smalltalk, mientras trataba de hacer un formulario de ingresos de datos con primitivas de Squeak. Nosotros fuimos los que inventamos todo.

¡No, nosotros fuimos los primeros! ¡Vuelvan a las fuentes! se escuchó fuerte decir a José COBOL, mientras escribía páginas y páginas de Data Division.

¡Las fuentes las pelotas! Usen lo nuevo que somos nosotros, decía José Ruby, mientras trataba de explicar porqué usar @ y @@ para acceder a variables es bonito.

¡No saben lo que dicen! Denme tiempo y creo cualquier sistema, decía José RedNeuronal, mientras se entrenaba a sí mismo reconociendo videos de Wanda Nara.

¡Qué tiempo ni que tiempo! ¡Persistencia ahora para todo el mundo!, armaba lío José NHibernate, que se tiró a dormir porque tenía el atributo de lazy en true.

¡Copiones! Persistencia eran las de antes, vociferaba José Hibernate, mientras escribía 20 capítulos de mejores prácticas de manejar la sesión, y trataba de explicarle a un DBA por qué las Stored Procedures eran obra del diablo.

¡Vuelvan a las bases! proclamaba José Oracle, mientras escribía toda la lógica en paquetes de procedimientos almacenados.

¡Sacrilegio! le recriminaba José DDD, mientras se entablaba en una dicusión interminable consigo mismo sobre si poner acceso a los repositorios desde las entidades, se lo vió hablar solo por horas.

¡Dejá de decir pavadas! le espetó José DataSet, mientras trataba de dominar una grilla con edición y paginado, y miraba con ganas a Josefina Linq, que como era nuevita en el grupo, todavía no se atrevía a decir nada.

¡No la compliquen tanto! ¡Yo la hago fácil! decía José PHP, mientras creaba sitios con cuarenta includes uno dentro del otro, pero que soportaban 40 idiomas, lunfardo incluido.

¡Pero callate! A ver si te armás una aplicación empresarial como la gente, decía José J2EE, mientras trataba de ocultar a todos que tenía algo de EJB en la aplicación que estaba armando.

¡Aplicaciones empresariales son las nuestras! bramaba José CSharp, mientras trataba de mandar un mensaje WCF con WsHttpBinding que ocupara menos de un mega.

¡Callénse, cipayos! ¡Ututo o muerte! pataléo José Ututo, mientras estrangulaba a un fan de Tuquito (ambas distros de Linux argentinas)

¡Dejen de programar! Usen nuestra API, proclamó José Facebook mientras publicaba una nueva encuesta aplicación del estilo “Qué tipo de árbol bonsai eres”.

¡No! ¡Vengan a programar para nosotros! A ver si arreglan el lío que tenemos, suplicaba a tres voces José Twitter, que desde hacía media hora estaba dándole al F5 del browser, a ver si reaparecía su página.

¡No saben ni de qué estan hablando! La programación no es nada, exclamaba José PatrónUML, mientras dibujaba en su Enterprise Architect diagramas y más diagramas de secuencia.

¡Callate! Menos dibujos y más entregables ¡A ver sí hacemos algo hoy mismo! se enojaba José Agil, mientras trataba de hacer pair programming con la secretaria del ministro.

¡Inútiles! Siempre se me van de presupuesto, exclamabla José ProgramManager, mientras abría en su notebook la última versión de Microsoft Project, que le calculaba sin ninguna sombra de duda, qué debería haber pasado en el desarrollo de su proyecto.

¡Guardá eso, y ponete a trabajar! gritaba José Customer, que no entendía por qué si él había pedido un sistema de CRM, le entregaban una lista de contactos en el Outlook.

¡Muerte al new! ¡Ese tiene toda la culpa! comenzaron a corear José SpringFramework (los dos, el de Java y el de .NET), mientras se inyectaban dependencias uno al otro.

¡Lo que pasan es que programan cualquier cosa, sin hacer el test! despotricaba José TDD, que estaba escribiendo una serie assert.AreEqual(1,0+1), assert.AreEqual(2,1+1) y así, para comprobar si Peano tenía razón.

¡Antes tienen que simular los sistemas! exclamaba José Mock, mientras trataba de explicarle a su esposa que su secretaria no era su amante, solo una mock de una noche.

¡Los sistemas no salen porque usan esas IDEs que complican todo! decía José Notepad, mientras miraba a la gente que usaba Dreamweaver con desprecio manifiesto.

¡Pero dejá de flagelarte! Es todo cuestión de encontrar el plugin adecuado, decía José Eclipse, que estaba buscando cuatro plugins de modelado (porque cada uno dependía de los otros tres), que corrieran en menos de 4 gigas, sin quemar el disco por paginado de memoria.

¡A ver si alguna vez madurás! Fijate, yo ya vengo con todo completo, exclamaba José VisualStudio, mientras trataba de calcular cuantos litros tenía que hipotecar de su sangre para conseguir las licencias del Team Foundation Server para su equipo de trabajo.

¡Lo importante es la experiencia de usuario! partía de la garganta de José Ajax, mientras ponía autocomplete hasta a los botones de aceptar un formulario.

¡Experiencia de usuario son las mías! exclamaba José Silverlight20, que se estaba peleando de antes con José Silverlight11, por razones de incompatibilidad manifiesta.

Como veía que el bolonki venía in crescendo, me retiré por una puerta lateral. Al salir al aire libre, recordé la frase del maestro ajlopez, que me había dicho “la mejor herramienta está entre nuestras orejas”.


Así que, mis queridos chichipíos, la neurona atenta, vermouth con papas fritas, y ¡¡¡GOOOD SHOOOWWW!!!


Bueno, espero que les guste, no sé si salió muy bien, pero recordé un monólogo real en mi otro blog en:


La culpa, según Tato Bores


Un regalo offtopic, un verdadero monólogo, el monólogo 2000 de Tato, imperdible:´


[View:http://www.youtube.com/watch?v=wkZquG6-joA]


[youtube:wkZquG6-joA]


La segunda parte en


[View:http://www.youtube.com/watch?v=0bqkZGpGE4c]


[youtube:0bqkZGpGE4c]


Nos leemos!


Angel “Java” Lopez
http://www.ajlopez.com/

This entry was posted in 3463, 8115. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>