Quince años del MUG Argentina

El viernes que viene, 4 de junio, se organiza una reunión/cena de socios y amigos del MUG de Argentina, Grupo de Usuarios Microsoft, ver más info en:

Reunión de Socios y Amigos del MUG

Esta no es la única reunión planeada. Seguramente más adelante, en Octubre, tendremos más reuniones, con charlas, supongo todo un día, para festejar. Pero ya comienza el festejo del aniversario MUG.

El MUG, como lo llamamos por acá, fue fundado 1995, cerca de Octubre, que recuerde. Pero primero tuvo una pre-historia. Lo que sigue, lo escribo de memoria, así que sería bueno que alguien lo confirme o enmiende.

En la segunda mitad de 1994, MP Ediciones, editorial que producía entonces varias revistas dedicadas a la computación, como PC Users, sacó a funcionar un BBS (sí, se acuerdan los BBS?  Y del ruido del modem al conectar? Como diría Olmedo: Éramos tan pobres… :-) llamado MP Online. Cuántos usuarios y foros! Fue quizás el más popular de su tiempo. Creo que me inscribí en diciembre de 1994, me dieron como nick ajlopez (de ahí el origen del mismo, las iniciales de los nombres más el apellido). Una de promociones que había lanzado era pertenecer también al Club Byte, un grupo formado por MP Ediciones bajo el impulso de Microsoft Argentina. Así que también me inscribí en el Club Byte.

Lo bueno del Club es que MP Ediciones nos brindaba un salón para reuniones semanales. Se podía inscribir gente de todo el país. MP Ediciones tenía su sede (creo que la sigue teniendo) en la calle Alsina. Ahí nos reuníamos, los que estábamos cerca de la ciudad de Buenos Aires. No éramos muchos, a veces cinco, a veces veinte, a veces treinta. Pero éramos entusiastas. Ahí habré dado una de mis primeras charlas de esos tiempos. Ahí conocí a Gustavo Palau, Mauricio Grimberg, Bernardo Najlis (B52), Pablo Quarracino, Korn (no estoy seguro de haber escrito bien el apellido), Sebastián Barraza, y muchos más (disculpen si no recuerdo a todos). Recuerdo un día, Mauricio Grimberg llegaba para dar una charla, pero casi no se acordaba que tenía que darla: estaba más preocupado por un trámite que tenía que hacer en MP Ediciones, que en ir al salón.

Eran buenos tiempo. Sebastián Barraza, uno de los más entusiastas, fue contratado por la gente de MP Ediciones para promover el Club Byte. Así que tenía una oficina chica, y trabaja desde ahí, y en el BBS, y nos apoyaba y promocionaba las reuniones. Charlábamos de objetos, yo comentaba sobre Java, que había aparecido a la luz en 1995, de ahí que en el BBS, sbarraza me escribió una vez: “ajlopez? Angel J. Lopez? Vos sos Angel ‘Java’ Lopez” (algo escribí sobre el tema en El origen de mi nickname). Y de ahí me quedó (dos años después, en 1997, publiqué un libro sobre “Java, la programación del futuro”, por MP Ediciones).

Las reuniones estaban muy buenas. Era una forma de encontrarse con gente con los mismos y distintos intereses. Yo recordaba lo que había leído en Fire on the valley y otros libros, sobre los clubes de computación americanos de los setenta, como Homebrew, y me entusiasmaba que comenzara a formarse algo así acá en Argentina.

No sé qué pasó, Microsoft decide abrirse del proyecto de MP Ediciones, y en una reunión en el salón, el mítico Carlos “Billy” Reynoso anuncia la formación del MUG Argentina (Microsoft User Group, entonces, que le quedó; ahora es Grupo de Usuarios Microsoft). Seguía el Club Byte, pero el MUG aparecía como entidad aparte. Podíamos seguir en uno, o en los dos grupos, como quisiéramos. Yo seguí en los dos.

Si bien Microsoft formó (medio a mano) una comisión inicial directiva, en los primeros tiempos el núcleo activo de participantes, que seguimos luego en el MUG, nos seguimos reuniendo, esta vez en una esquina, en un bar a la vuelta de MP Ediciones. Recuerdo a los que mencioné, especialmente a Gustavo Palau que estaba años después a ser el presidente del MUG. En algún momento, Pablo Quarracino ofreció su oficina, en la Av. Alvarez Thomas, cerca de la estación de tren Chacarita, para reunirnos ahí una vez por semana, luego de las 18hs, como eran también todas las anteriores reuniones: luego del horario de trabajo. Nos reuníanmos los lunes, y hacíamos planes para el naciente MUG.

Luego, fueron pasando los años. El MUG tomó lugar físico en la oficina del primer presidente (perdón, no recuero el nombre), un proveedor de Internet y otros servicios. Poco a poco se fue consolidando, se fueron agregando socios. Recuerdo que ya en los tiempos de Club Byte, Bernardo Najlis (B52) había propuesto escribir un boletín (yo propuse que tenía que estar en Internet), y al poco tiempo, él mismo puso manos a la obra, y así nació lo que hoy es la revista del MUG, ahora editada entre varios socios, como Gustavo Bachrach y, hasta hace poco, el propio Pablo Quarracino.

El MUG comenzó a dar charlas en Exo, empresa de capacitación y elementos de computación, en su sede de Av. Huergo. Ahí teníamos también reuniones. Luego de las reuniones, a la noche, nos repartíamos en autos, e íbamos a una parrilla cercana, en la Av. Independencia. Más adelante, el MUG con nuevo presidente, Palau, ocupó un lugar dentro de las oficinas de un nuevo socio que llegaría también a presidente, Pomerantz, y nos reuníamos en algún restaurante cerca de Av. Rivadavia y Larrea, que recuerde. Debe ser en alguna de esas cenas, fue la primera vez que ví y conocí a Oscar Turquet (hoy gran motor de la actividad del MUG, lo que fue un cambio, para mejor: debe ser uno de los primeros cargos rentados de la asociación, lo que permitió que Oscar se dedicara todo el tiempo a la asociación). No recuerdo si fue en el Club Byte o luego en estas reuniones, aparecieron más programados Visual Fox, como Pomerantz, Lanstein, Burstein, Copkin (hoy en la comisión), el bueno de Martín Salías (que debe ser el único de los nombrados que lee este blog… snif.. :-), y otros más, que formaron un grupo, dentro del MUG, el GUFA (Grupo de Usuarios Fox Argentina) muy activo.

Podría seguir escribiendo anécdotas. Como el gran esfuerzo que fue armar el MUG Day, todo un día de conferencias en un cine del Village Recoleta. Ahí tuvimos de invitado a Les Pinters, gran programador americano de xBase y Visual Fox, que estaba recuperándose de la pérdida de su hijo, y comenzaba a dar sus pasos en nuevas tecnologías de Microsoft. Fue un gran evento. Pero económicamente, fue deficitario. Eso provocó un problema con la filial argentina de Microsoft: no sé los detalles, pero el MUG le quedó debiendo a Microsoft, que había prestado (no aportado) dinero para el evento. Incluso, en aquel entonces, había una especie de tensión, de lucha entre Microsoft, como empresa, y el MUG. Microsoft trató de formar sus propios grupos de usuarios, más bajo su control. Pero el MUG, cuya fuerza reside en la participación de sus socios, sobrevivió a todo eso, y hoy es el grupo de usuarios más fuerte y activo de la región. (Años después, Microsoft vió la luz, y hoy hay buenas relaciones entre Microsoft y un MUG independiente).

Eso es lo bueno del MUG: la gente. Es lo que le da su fuerza.

Quince años, felicitaciones a todos los que lo hicieron posible, a los que están, los que no están, a todos!

Nos leemos!

Angel “Java” Lopez
http://www.ajlopez.com
http://twitter.com/ajlopez

This entry was posted in 3463. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>