Drivers Nvidia y salida TV S-Video en blanco y negro

Como no es la primera vez que me pasa, y he visto en varios foros que el problema se repite a menudo, voy a exponer la forma en que he solucionado este problema, y que, al menos a mí, me ha funcionado.

El problema se produce cuando, con una tarjeta Nvidia Geforce y determinadas versiones de los drivers de Nvidia (con unas ocurre el problema y con otras no, independientemente de que sean Beta o WHQL), tenemos una salida DVI conectada a un monitor y la salida S-Video conectada con un cable S-VHS a un televisor convencional. Configuramos la TV como monitor secundario extendiendo el escritorio y la imagen se ve en blanco y negro (tonos de gris, mejor dicho).

Lo primero que se me ocurre, por lógica, es que el driver no ha detectado correctamente el país y ha configurado la salida de TV en formato NTSC. Y efectivamente así ha sido, por lo que esa salida, conectada a un televisor PAL, se verá en blanco y negro, salvo que éste soporte también NTSC y esté configurado adecuadamente. Bueno, pues tan sencillo como seleccionar en la configuración de pantalla de Nvidia el formato PAL y guardar la configuración, ¿no? Pues no.

El primer fallo que notamos es que aunque hemos cambiado de NTSC a PAL, el cuadro de selección de frecuencia sigue marcando 29/30 Hz, en lugar de los 25 Hz del PAL, sin darnos esta opción. Cuando guardamos, automáticamente vuelve a mostrar NTSC. Vamos jugando con varias de las resoluciones que nos muestra para la TV hasta que por fin se queda con una en PAL y 25 Hz.

Lo normal es que esto ocurriera a la primera y que la salida de TV se viera en color, y de hecho con unas versiones de driver ocurre así, pero con otras no, con el engorro que supone.

Evidentemente no es un problema de cable, pues el mismo está probado con otro PC  conectado al mismo televisor y con la misma tarjeta gráfica (una Geforce 285) y funciona correctamente. De hecho, al iniciar Windows 7, al mostrar el escritorio se ve durante un instante la TV en color, pasando automáticamente a tonos de gris. Si desinstalamos completamente el driver de Nvidia, dejando el driver por defecto que trae Windows 7, la TV se ve en color sin problemas, por lo que está claro que el problema es del driver de Nvidia.

Lo primero que noté es que al cambiar el modo de la segunda pantalla de extensión de escritorio a clonado, la TV pasa a verse en color, pero si volvemos a cambiarla a extensión de escritorio, vuelve a gris, por mucho que intentemos cambiar los parámetros de configuración.

La solución que encontré entonces es la siguiente: en primer lugar, desinstalamos completamente los drivers de Nvidia, y una vez reiniciado el PC, eliminamos cualquier rastro, tanto en “Archivos de Programa” como en las ramas del registro HKEY_LOCAL_MACHINE\Software como en HKEY_CURRENT_USER\Software (recordar que en 64 bits también podemos encontramos subramas en Software\Wow6432Node). Una vez hecho reinstalamos el último driver de Nvidia y reiniciamos el PC.

Tras reiniciar, el driver configura únicamente la pantalla principal (el monitor), así que entramos en la configuración de Nvidia y nos vamos a la rama de configuración de múltiples pantallas. Si lo que queremos es extender el escritorio, haremos justo lo contrario, es decir, clonar la pantalla principal en la televisión (nos da igual que nos limite por ahora la resolución a 1024×768). Si el driver tiene el problema, no nos saldrá ninguna imagen en la TV (ésta dirá formato incorrecto o algo similar, o nada) o saldrá en gris, y estará marcado NTSC y 29/30 Hz. Lo que haremos es cambiar a PAL e ir seleccionando resoluciones de las que nos muestra, hasta que veamos que con una nos aparecen los 25 Hz en la selección y la TV nos muestra la imagen en gris (algo es algo); es el momento de guardar la configuración.

Tan sólo nos queda una cosa por hacer, pues lo que queríamos no es la pantalla clonada. Siempre en la configuración de pantalla de Nvidia, vamos a la configuración de múltiples pantallas y cambiamos de clonado a extensión del escritorio, aplicamos, y vemos que “milagrosamente” mantiene la última resolución y PAL seleccionadas, y además la imagen cambia a color, que es lo que queríamos.

Evidentemente la solución ideal sería que Nvidia programara correctamente esta característica en sus drivers, pero parecen pensar que todos tenemos ya televisiones planas de alta definición con entradas HDMI. Para los que todavía aguantamos con televisores CRT convencionales, habrá que seguir usando truquillos como éste para poder seguir viendo la salida conectada a la TV correctamente.