Cómo funciona la herramienta Reparación de inicio de Windows Vista (Parte II)

En la parte primera de esta serie de artículos sobre la herramienta Reparación de inicio de Windows Vista se trató con detalle el conjunto de pruebas iniciales que realiza esta aplicación, así como las conclusiones que extrae en función de los signos experimentados en el sistema. Estas pruebas iniciales se centran principalmente en la primera fase del arranque del sistema operativo, pues lo más normal es que si hay un problema que impida que un equipo se inicie, tenga que ver con el disco en sí, con el MBR, con la tabla de particiones, con el sector de arranque, etc.

A continuación se comentará sobre el resto de comprobaciones que siguen a las pruebas iniciales si estas no han dado con una posible causa.

Pruebas adicionales

Como ya vimos, si el sistema no ha sido capaz de iniciarse y tanto el administrador de arranque como el cargador de arranque de Windows Vista no han reportado ningún error, es de suponer que el problema probablemente esté encuadrado en alguna fase posterior del arranque del sistema operativo. Si se detecta que ha sucedido una pantalla azul (bugcheck), la herramienta trata de realizar un análisis rudimentario del volcado de memoria resultante. Si no es capaz de extraer ninguna conclusión, supone sencillamente que es un controlador mal diseñado el culpable del problema.

En el caso de que no haya sucedido ninguna pantalla azul durante el último intento de arranque, el siguiente conjunto de pruebas tiene como objetivo detectar un posible fallo que anterior a la inicialización del sistema de ficheros. Un fallo de este tipo por lo general tiene que ver con permisos incorrectos sobre ficheros importantes del sistema operativo, o bien con un sistema de archivos corrupto. En el primer caso, lo que se hace es comparar los permisos de los ficheros de los directorios %windir%\system32 y %windir%\system32\drivers con los permisos originales tras una instalación limpia de Windows Vista. Los permisos originales sobre ficheros de sistema en Windows Vista son un tanto peculiares; esto tiene que ver con la característica WRP (Windows Resource Protection), que se tratará en un posterior artículo. La corrupción en el disco se analiza con la conocida herramienta Chkdsk.

Si las pruebas anteriores no sacan nada en claro, Reparación de inicio investiga si el usuario ha instalado alguna actualización o algún controlador tras el último inicio correcto del sistema. Para ello repasa los eventos del Visor de sucesos, físicamente disponible en la ruta %windir%\System32\winevt\Logs. Si se ha instalado un controlador y/o actualización, la herramienta supone automáticamente que es la causa del problema, sin realizar más pruebas.

Y con esto finalizan las pruebas que realiza la herramienta Reparación de inicio en Windows Vista y Windows Server 2008. Si tras todas las comprobaciones no se hubiera dado aún con el culpable, el sistema registra este hecho e intentará una restauración del sistema como último recurso.

En el siguiente artículo de la serie se tratarán los arreglos que realiza la herramienta Reparación de inicio, según el problema que haya detectado. Será un artículo en el que también se explique detalladamente el arranque de Windows Vista, que ha cambiado bastante con respecto a sistemas NT anteriores (XP, 2000, NT).

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *