Cómo elegir la mejor imagen de fondo para la pantalla de bienvenida

Windows 7 es el primer sistema operativo de Microsoft que permite a los OEM establecer una imagen cualquiera como fondo de la pantalla de bienvenida. Sin embargo, como la pantalla de bienvenida de Windows 7 solo soporta imágenes de ciertas resoluciones, es posible que estas tengan que ser escaladas para que ocupen toda la pantalla, con el consiguiente efecto estético negativo y, por qué no, con la consiguiente degradación en el tiempo de arranque del sistema. Este artículo dará las pautas para lograr la imagen de fondo perfecta.

¿Qué resoluciones soporta Windows 7 para la imagen de fondo de la pantalla de bienvenida?

Windows 7 soporta las siguientes resoluciones:

  • 1280×1024
  • 1024×768
  • 1280×960
  • 1600×1200
  • 1440×900
  • 1920×1200
  • 1280×768
  • 1360×768

Además también se soportan las resoluciones análogas en estilo de orientación vertical, donde se intercambian ancho y alto, es decir: 1024×1280, 768×1024, etc.

La clave es la relación de aspecto de la pantalla

Lo principal a la hora de elegir una resolución para la imagen de fondo de la pantalla de bienvenida es la relación de aspecto que tenga, entendiendo esta como el cociente entre ancho y alto (en píxeles). Aunque existen multitud de posibles resoluciones de pantalla, si contamos las más frecuentes y calculamos sus relaciones de aspecto, nos quedaremos con muchas menos. En el caso de las resoluciones de pantalla soportadas por Windows 7 para la imagen de fondo de la pantalla de bienvenida (que son las más frecuentes entre los usuarios), estas quedan agrupadas en 5 clases:

Relación de aspecto

Resoluciones soportadas

1,25 1280×1024
1,33 1024×768, 1280×960 y 1600×1200
1,60 1440×900 y 1920×1200
1,67 1280×768
1,77 1360×768

 

A la hora de seleccionar una imagen para la pantalla de bienvenida, Windows buscará aquella cuya relación de aspecto coincida exacta o aproximadamente con alguna de las categorías anteriores. Una vez encontrada, el sistema busca entre las resoluciones de pantalla alguna que coincida exactamente con la resolución de pantalla del usuario. Esto se hace con el objetivo de evitar escalar la imagen, puesto que se trata de un procedimiento complejo computacionalmente. En caso de que no haya ninguna coincidencia, el sistema elegirá cualquiera de las resoluciones posibles (para la relación de aspecto hallada) y escalará la imagen convenientemente.

Como conclusión, si su resolución de pantalla coincide exactamente con alguna de las soportadas por Windows 7, lo ideal es que cree una imagen con esa misma resolución. De no ser así, calcule la relación de aspecto de su pantalla (ancho / alto, si se trata de una orientación horizontal) y examine en la tabla anterior las resoluciones soportadas. En caso de que solo haya una alternativa, cree una imagen con esa misma resolución; en caso de que haya varias, pruebe con imágenes de esas resoluciones y elija la que mejor resultados le ofrezca.

Por supuesto, si le gusta exprimir hasta la última gota el rendimiento de su sistema, puede cambiar la resolución de trabajo de la pantalla para que coincida con alguna de las soportadas, y evitar así que se tenga que escalar la imagen.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *