Viernes 28/10/2005

** Hoy dedicamos la sección ‘Por fin es viernes’ a Midori Yamabuki 😀 **


Después de 35 años repartiendo a diario el correo en el mismo barrio, llega el último día de trabajo para el cartero.

Juan comenzó su último día por la primera casa de siempre y salió la familia entera a felicitarle entre aplausos.

En la segunda casa le regalaron una caja de puros con dedicatoria.

La familia de la tercera dirección le obsequió con un magnífico equipo de pesca, su afición favorita.

Y siguió su reparto, despidiéndose de tantas y tantas personas conocidas que le estimaban y con las que había compartido tantas vivencias, hasta que llegó a la última casa de su ruta habitual, donde lo esperaba María, la joven y hermosísima dueña, con un camisón negro transparente.

Ella le cogió de la mano, lo metió dentro, cerró la puerta, lo llevó al dormitorio y le sentó en la cama. Con música de fondo de Barry White y Quincy Jones, le   obsequió con un sensual streptease y luego le hizo el amor apasionada y   desenfrenadamante.

Después de dos fantásticas horas de sexo ella le preparó un exquisito desayuno con tostadas, fruta, bollería y café. Cuando Juan levantó la taza de café, vio que debajo había un billete de 10 euros.

Juan dijo: No tengo palabras para describir lo maravilloso que ha sido todo, pero… ¿los 10 euros?

María: Bueno, es que anoche le comenté a mi marido que hoy sería tu último día de trabajo y que debíamos hacer algo especial para ti, y mi marido dijo:

“Dale 10 euros y que le follen”…, el desayuno ha sido idea mía.



Cuando fui a almorzar hoy, observé una señora como de unos 80 años, sentada en un banco del parque llorando desconsoladamente. Me
acerqué y le pregunté qué le pasaba. Entre lágrimas y gemidos me contestó:


– En casa tengo un marido de 22 años. Me hace el amor todas las mañanas. Se levanta y me hace un desayuno con tortitas, huevos revueltos, fruta fresca y café recién molido.


– Un poco sorprendido, le dije:


– Bueno, y entonces por qué está llorando?


Y ella me contesta:


– Me hace sopa casera para el almuerzo, y mis galletas favoritas. Después me hace el amor a media tarde.


Ya verdaderamente extrañado, insistí:


– Eso está muy bueno, pero por qué está llorando?


– Y para la cena me hace comidas gourmet, con vino y todo, y encima mi postre favorito. Y cuando terminamos de comer, me hace el amor hasta la madrugada… todas las noches!!


– Pero qué tiene eso de malo, señora, por qué la hace llorar eso?


La señora, en llanto incontenible me dice:


– NO ME ACUERDO DONDE VIVO!!!



Una rubia va conduciendo su nuevo coche deportivo, cuando de repente, y mientras se está retocando en el espejo, se la pega contra un coche que está aparcado. La rubia se queda estupefacta cuando ve salir al tío del coche. Éste coge una tiza, dibuja un círculo en el suelo y le dice amenazante a la rubia:


– Quédate dentro del círculo, ¡Y NO TE MUEVAS!


Ella obedece y se mete en él. Acto seguido, el hombre va a su coche y, con un bate de béisbol, comienza a destrozar uno por uno todos los cristales del coche de la rubia. Cuando la mira, la rubia está sonriendo discretamente, y muy mosqueado le dice:


-¿Encuentras esto divertido?


De nuevo, se vuelve hacia el coche de la rubia y destroza la tapicería del auto. Cuando vuelve a mirar a la rubia, ésta se está partiendo de risa. Loco de furia, el tío araña con sus llaves el coche de la rubia, rompe los neumáticos…, cuando la mira se está desternillando. Entonces, el tío rocía de gasolina el coche y lo quema. Cuando la vuelve a mirar, está tirada por los suelos de la risa. El tío, fuera de sí, le grita:


– ¿¿ QUÉ TE PARECE TAN DIVERTIDO??


A lo que la rubia replica:


– Ja, ja, ja, cada vez que no me mirabas, ¡¡ me he salido del círculo!!



Y para terminar, una reflexión:


He descubierto por qué estamos todos estresados:


– Es imposible hacer en un día todo lo que hay que hacer en un día.
Todos los días hay que comerse una manzana, y un plátano para el potasio. Todos los días hay que beberse dos litros de agua…Bueno hay gente que bebe mas, todos conocemos a gente que dice que bebe cinco litros. Que digo yo que éstos no mearán, romperán aguas.


– A esto hay que sumar que todos los días un Actimel, para tener “L Casei Inmunitas”, que no sabemos lo que es pero por lo visto si no te comes un millón y medio todos los días, ves a la gente borrosa. Todos los días hay que tomar una aspirina para prevenir los infartos y dos dedos de vino y un vaso de cerveza. Bueno, si te lo tomas todo junto, aunque te de el infarto, ni te enteras.


– Todos los días hay que comer fibra, mucha fibra, cuánta mas, mejor. Hasta que consigas cagar una camiseta. Y también te tienes que comer una naranja, para la vitamina C. Y un par de Donut, si quieres tener un día redondo.


– Por supuesto, hay que hacer las tres comidas diarias, sin olvidarte que cada vez hay que masticar cien veces…. y después lavarte los dientes. Ya sabes que después de cada comida hay que lavarse los dientes, o sea, después del Actimel, los dientes, después del plátano, los dientes…Así hasta que te los desgastes. No te preocupes, ahora ponen unas fundas y para desgastar una funda con un cepillo de dientes hacen falta mucho huevos.


– Haciendo el cálculo, sólo en comer se te van cinco horitas. Todos lo días hay que dormir ocho horas y trabajar otras ocho, más las cinco que empleamos en comer, veintiuna. Nos quedan tres.


– Curiosamente, según las estadísticas, los españoles vemos tres horas diarias la Televisión. Pues ya la hemos liado. Porque todos los días hay que caminar, por lo menos media hora. Y hay que cuidar las amistades. (Porque las amistades son como una planta, hay que regarlas a diario). Y todos los días hay que estar bien informado. Así que hay que leer, por lo menos, dos periódicos para contrastar. ¿Ves? Al menos, esto lo lleva mi padre rajatabla todas las mañanas se lee el As y el Marca.


– ¡Ah¡ Y no olvidemos que hay que practicar sexo todos los días, pero sin caer en la rutina, con lo cual, hay que innovar. Por cierto, te recuerdo que después de cada comida hay que lavarse los dientes. También hay que hacer las camas, y barrer y fregar, y poner la lavadora y no te digo ya si tienes perro, lo mejor es suicidarte. En fin, a mi me salen 29 horas.


– La única posibilidad que se me ocurre es hacer varias cosas a la vez. Por ejemplo, mientras te duchas, puedes abrir la boca y así vas
bebiendo agua. Al mismo tiempo que te secas ,puedes comerte un Donut metiendo el plátano por el agujero. Y cuando salgas del baño, a la vez que caminas, puedes hacer el amor con tu pareja en la postura de la carretilla, métete una escoba por el culo y vas barriendo. Y tu pareja que vaya viendo la televisión y te lo cuenta. Te queda una mano libre:¡llama a tus padres ¡Y bebe vino, joder! Bebe vino….y cerveza… Por cierto ¿no te vas a apuntar a una ONG? Desde luego…qué falta de…todo



Buen fin de semana a todos!!!
🙂

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *