Viernes 03/02/2006



** Dedicado a Eric que mañana cumple 7 años **



Durante una visita a un psiquiátrico, una de las visitas le preguntó al Director qué criterio se usaba para definir si una paciente debería o no ser ingresada.



– “Bueno,” dijo el Director, hacemos la prueba siguiente:
“llenamos una bañera, luego a la paciente la ofrecemos una cucharita, una taza y un cubo y la pedimos que vacíe la bañera. En función de como vacíe la bañera, sabemos si hay que internarla o no”

 -Ah, entiendo- dijo la visita. – Una persona normal usaría el cubo porque es más grande que la cucharita y la taza.

 -No- dijo el Director.  -Una persona normal quitaría el tapón. Usted que prefiere:  ¿una habitación con o sin vistas?





Monólogo del club de la comedia:

Buenas noches! Lo voy a dejar con mi novia. Sí, me va a costar porque es inteligente, cariñosa, simpática… pero tiene un defecto que no puedo aguantar: está buenísima. No, con ella me pasa como con los relojes, yo prefiero uno de propaganda de All Bran de Kellogg’s que un Rolex de oro. Sí, porque con el de All Bran, la gente puede pensar que estoy estreñido ¡pero
es que coño!, con el Rolex voy cagado… No, de verdad, de verdad. Estoy todo el día: “¿Y si me lo roban? ¿Y si me lo joden?” Pues lo mismo me pasa con mi novia.

Todo empezó un día en la discoteca, de repente la vi y pensé: “Joder, (sí, soy sincero, eso es lo que pensé) parece mentira que esa tía y yo seamos de la misma especie. ¡Pero si a su lado yo parezco la rana Gustavo!”. Y de repente se gira, me mira y me guiña un ojo. Que yo pensé: “¡Qué pena! Con lo buena que está y que tenga un tic…” Pero no, no, de repente se me acerca con los ojos bien abiertos y me dice:

– Hola, ¿estás solo?

Y yo:

– Pues… solo, solo… lo que se dice solo… sí

– ¿Salimos a la terraza a tomar algo?

Ya te he pillado. Ahora saldremos a la terraza, habrá una cámaro oculta, estará Juan y Medio debajo del cicus y dirá: “¡Inocente! ¡Inocente!”. Y me la cambiará por Habibi. Pero no, la verdad es que nos hicimos amigos, intimamos y cuando se despide me dice:

– Entonces, ¿me llamas mañana y tomamos un café?

– Vale…

Pero pensad en mí que yo al día siguiente me levanté, me miraba al espejo y pensaba: “Pero bueno, ¿qué habrá visto en mí que yo no veo? A lo mejor soy un intelectual y yo no me había dado cuenta… A lo mejor soy hijo de Julio Iglesias… ¿intentará cobrarme?”

Yo… la verdad es que nos hicimos novios, que claro, yo al principio flipaba. Decía: “¡Con dos cojones Pablito! ¡Claro! ¡Pero si tú de cerca ganas mucho! Lo que pasa es que no se te habían acercado…”

No, pero enseguida te das cuenta de que la cosa no es tan bonita. De entrada tus amigos se convierten en “amigos pívot”. Sí, sí, “amigos pívot”. Están esperando a que tú tengas un fallo para coger el rebote y encestar ellos.

A la calle no puedes salir con una tía buena. En cuanto pasas por una obra es como si hubieses apretado un botón: “¿A dónde vas Blancanieves? ¿Dónde te has dejado a los otros enanitos que sólo vas con uno?”. Y el de al lado: “Mucho conejo para tan poca zanahoria”. Claro, que tú aquí te cabreas. Se te sube la sangre a la cabeza, se te hincha la vena ya y, y… te callas.
Hombre, claro, no te vas a enfrentar a unos tíos que llevan toda la vida tirando tabiques. No te vas a poner a razonar con ellos: “Oiga, por favor que… si es educación hombre. Que, que, que tiene novio… y a lo mejor está por aquí cerca”.

Pero lo peor, lo peor es ir de marcha. Entramos en la discoteca y ella se pone… es agotador. Ella se pone a bailar, no para, no para y tú allí con ella, no la vas a dejar con todos los tíos alrededor… Lo que pasa es que de repente te entran unas ganas terribles de mear, la miras así y dices: “¡Bueno, a esta tía no se le acaban nunca las pilas!”. Pues es como el conejito de Duracell: “dura y dura y dura”. Y claro, tú no te puedes ir de ahí porque miras a los tíos y… dura… y dura… y dura. Es que cuando mi chica entra en la discoteca es como cuando el rey entra en el congreso: todos los miembros se ponen firmes. Y claro, yo me planteo: “Pero Pablito… ¿realmente te compensa salir con esta chica?” Claro que algunos de ustedes pensarán: “bueno tío, está el sexo”. Pues tampoco. No, no, no. Sepan ustedes que salir con una tía buena arruina tu vida sexual. No, yo, antes de salir con ella aguantaba mis diez minutitos, postura misionero. Hombre, ahora en cuanto ella se quita el sujetador, ni misionero ni leches. Sólo me da tiempo a decir: “Amén”.

Y por eso estaba pensando en dejarlo, claro. Bueno, claro, la verdad es que es tan inteligente, ¿verdad? Tan cariñosa… ¡Vale! ¡Está buena! Todo el mundo tiene un defecto… ¡Buenas noches!
 





Esta semana algunos de mis proveedores de chistes están un poco machistas, espero que nadie se enfade:


28 RAZONES POR LAS QUE ES UN CHOLLO SER HOMBRE

1. Las conversaciones duran 30 segundos
2. Sabes cosas sobre coches y tanques
3. En las películas los desnudos son casi siempre femeninos
4. Las vacaciones de 5 días requieren sólo 1 maleta
5. Las colas en el baño son un 80% menores
6. A los viejos amigos no les importa si has subido o bajado de peso
7. Tu culo no es un factor decisivo en entrevistas de trabajo
8. Todos tus orgasmos son reales
9. Te dan más crédito por el menor acto de inteligencia
10. Puedes estar bañado y listo en 10 minutos
11. Si alguien se olvida de invitarte a algún lado, todavía puede ser tu amig@
12. Tu ropa interior cuesta 10 euros por un pack de tres
13. Ninguno de tus colegas de trabajo tiene la capacidad de hacerte llorar
14. Si tienes 34 años y eres soltero a nadie le importa
15. Puedes ser presidente
16. Las flores lo arreglan todo
17. Puedes llevar una camiseta blanca a un lugar con mucho agua que salpique
18. Te puedes quitar la camiseta cuando hace calor
19. Los mecánicos no te mienten
20. No te importa que no se den cuenta de tu nuevo corte de pelo
21. Puedes ver TV con un amigo en silencio durante horas sin pensar: “¿Debe estar enfadado conmigo?”
22. Siempre hay algún partido en la TV
23. La gente nunca hecha miraditas a tu pecho cuando le hablas
24. Puedes pasar a visitar a un amigo sin tener que llevarle un regalo
25. Puedes comprar condones si que el de la tienda te imagine desnudo
26. Si alguien aparece en una fiesta con tu mismo jersey, puedes llegar a ser amigo suyo
27. Que no te caiga bien una persona no significa que no te guste tener buen sexo con ella
28. Con 400 millones de espermatozoides por tiro, podrías doblar la población de la Tierra. Al menos en teoría…





Nunca había entendido por qué las necesidades sexuales de los hombres y las mujeres son tan diferentes entre sí. Nunca había entendido todo eso de Marte y Venus. Y nunca había entendido porqué los hombres piensan con la “cabeza” y las mujeres con el “corazón”.


Una noche, la semana pasada, mi mujer y yo nos fuimos a la cama. Bueno, empezamos a acariciarnos con el inevitable y picarón toqueteo mutuo. Estaba en mi punto, listo para la acción. Y es en ese preciso momento que me dice:


-“Mira… ahora no tengo ganas, mi amor, tan sólo quiero que me abraces, ¿sí?”
(Puta madre, no me jodas) Yo dije:
-“¿QUÉ?”
Y me dijo las palabras mágicas:
-“No sabes conectarte con mis necesidades emocionales como mujer”.


Al final, asumí resignadamente que esa noche no iba a follar, así que me dormí como tienda de campaña.
Días más tarde fuimos de compras al Corte Inglés. Yo la miraba mientras ella se probaba tres carísimos modelitos de vestido en Loewe. Como no podía decidirse por uno u otro, le dije que se llevara los tres. Entonces, emocionadísima y motivada por mis comprensivas palabras me dijo que necesitaba unos zapatos Kenneth Cole que hicieran juego, que costaban 200 euros el par, y le contesté que me parecía perfecto. Luego pasamos por la joyería, de donde salió con unos pendientes de diamantes Tiffany. ¡Estaba tan emocionada! Yo creo que pensó que me había vuelto loco, pero de todas maneras no le importó mucho que digamos. Pienso que me estaba poniendo a prueba cuando me pidió un carísimo estuche de pinturas Elizabeth Arden de primerísima línea. Bueno, me parece que rompí con todos sus esquemas mentales cuando nuevamente le dije que sí. Ella a esa altura estaba casi excitada sexualmente… después de todo… ¡deberías haber visto su cara!


Fue ahí cuando, con su mejor sonrisa, me dijo:
-“Ven mi amor, vamos a la caja a pagar”
Me costó mucho aguantarme la risa cuando le dije:
-“No mi amor, creo que ahora no tengo ganas de comprar todo eso”.
De verdad, ojalá le hubieras visto la cara, se quedó pálida cuando le dije:
-“Tan sólo quiero que me abraces”.
En el momento en que su impresionante cara empezó a transformarse en pura furia y odio, simplemente añadí:
-“¡No sabes conectarte con mis necesidades financieras como hombre!”
Creo que no volveré a follar hasta mediados del 2007… Pero… que dulce el sabor de la venganza…


😀
Saludos y buen fin de semana,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *